Venid

Venid

La mirada de la mariposa

En el silencio y en el recogimiento interior, podemos encontrarnos con nosotros mismos y experimentar la sensación de llegar a casa, reposar en el hogar.

Venid, venid conmigo a un lugar tranquilo y descansad en mi vuestro cansancio.
Dejad que os cure las heridas que el trabajo por el Reino os ha dejado.
Reponed con mi Pan vuestras fuerzas, con mi Vino alegrad el corazón.
Y ahora, venid…

(Mc 6, 30 – 34)

Ain Karem

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s